El riesgo de las altas temperaturas

El riesgo de las altas temperaturas

El riesgo de las altas temperaturas



Llegó el verano y con él, el calor y el riesgo de las altas temperaturas. El calor puede producir desde irritaciones en la piel y calambres hasta un aumento de temperatura tal, que puede llevarnos incluso a la muerte si no recibimos atención médica urgente. Nuestro organismo está compuesto de un 60% de agua. La pérdida de agua y sales minerales por el sudor, si no se repone, produce síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal. 

Además hay diferentes grupos de población que pueden ser más propensos a sufrir las consecuencias de estas altas temperaturas


Población de riesgo en verano

En este sentido, es necesario que tengan especial cuidado las personas que pertenecen a la población de riesgo a las altas temperaturas en verano, ya que su organismo puede no tolerar el calor de la misma manera que la población en general:

- Personas mayores, sobre todo las que viven solas o son dependientes.

- Personas con enfermedades (cardiovascular, cerebrovascular, respiratoria, renal, neurológica, diabetes...) o medicadas (anticolinérgicos, antihistamínicos, fenotiazinas, anfetaminas, psicofármacos, diuréticos, betabloqueadores...).

- Personas con facultades de diversidad funcional.

- Personas que realizan trabajos intensos, en el exterior o actividades deportivas intensas, niños menores de 4 años y personas con sobrepeso.

5 Consejos para combatir las altas temperaturas

Por todas esas personas que lo necesitan y para que la población en general se haga eco de ello, os traemos estos 5 consejos para combatir las altas temperaturas en verano:

-Es recomendable beber uno o dos litros de agua diarios, evitar el alcohol y los refrescos fríos, que son engañosos. Y es que aunque nos quiten la sed las bebidas azucaradas son contraproducentes ya que a la larga nos terminarán dejando más sedientos.

- Los expertos aconsejan tomar comidas ligeras ricas en agua como verduras, hortalizas y frutas y librarse de probar los platos copiosos.

- Es importante no practicar ejercicio durante las 12:30 - 18:30 para evitar los golpes de calor e incluso síntomas de insolación. Y para las horas en las que pueda practicarse el deporte con normalidad, un dato que te ayudará es saber que las prendas ligeras y transpirables serán tus aliadas a la hora de combatir el calor.

- En casa, baja las persianas evitando que el sol entre directamente. No abras las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. Evita usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas más calurosas. A partir de los 35ºC en el interior de la vivienda, un ventilador sólo mueve el aire, no lo enfría. Utiliza todas las medidas tradicionales a su alcance.

- Si tienes que permanecer en el exterior procura estar a la sombra, usa ropa ligera y de color claro, protégete del sol, usa sombrero o gorra. Utiliza un calzado fresco, cómodo y que transpire.

Comentar